Atwood recibe su Príncipe de Asturias

Margaret Atwood está satisfecha de haber ganado el premio Príncipe de Asturias especialmente por ser canadiense, pues a menudo, dijo el viernes, confunden su origen con el de un país muy distinto al suyo: Estados Unidos.


La escritora recibió en el Teatro Campoamor de Oviedo el galardón en la categoría de Letras y pronunció uno de los tradicionales discursos reservados a tres de ocho ganadores.

Atwood explicó que hace unos meses viajó a Argentina y pudo constatar la importancia de los Príncipes de Asturias en la comunidad hispanohablante. Además, reconoció que el premio le emociona particularmente por ser canadiense.

“A menudo nosotros resultamos invisibles. Se nos confunde con ciudadanos de Estados Unidos, un país con una historia muy distinta de la nuestra”, dijo.

La autora hizo un elogio del arte, la literatura y la creatividad.

“La escritura de obras de ficción es un arte del tiempo. La ficción cuenta historias, y a través de esas historias nos conocemos a nosotros mismos y a los demás. Un país sin historias sería un país sin espejo”, señaló.

Como en todos los discursos, el fantasma de la crisis económica también estuvo presente. Pero para la escritora, la falta de confianza en los mercados es quizá igual de peligrosa que el cambio climático.

“Mucha gente teme el futuro, un futuro que casi con total seguridad traerá escasez de alimentos, suministros cada vez más menguados de energía y más pobreza e inestabilidad social. Es preciso que nos reimaginemos a nosotros mismos. Y no sólo a nosotros mismos, sino a nuestra relación en el planeta”, aseguró.

Atwood, de 68 años, es considerada una de las más destacadas novelistas y poetas del panorama actual, con obras que incluyen “La mujer comestible” o “El cuento de la criada”.

El galardón distingue su “espléndida obra literaria” y su exploración de “diferentes géneros con agudeza e ironía, defendiendo la dignidad de las mujeres y denunciando situaciones de injusticia social”.

Durante su discurso de clausura Felipe de Borbón, cuyo título de Príncipe de Asturias da nombre al reconocimiento, no escatimó en palabras de admiración hacia la obra de Atwood, que definió como “transparente como el cristal, divertida y cercana”.

“Firme defensora de la libertad de expresión (Atwood) es una fiel aliada de la preservación de la naturaleza”, dijo de ella el heredero de la corona española. “Su conciencia libre le permite enfrentarse a la injusticia en todos los ámbitos, y la combate con palabra sutil y sugerente”.

Atwood fue una de ocho galardonados en distintas categorías, que incluyen al Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, la liberada rehén colombiana Ingrid Betancourt (Premio a la Concordia) y el tenista español Rafael Nadal (Deportes).


Completan la lista de premiados, el fundador de Google Larry Page (Comunicación y Humanidades), el búlgaro Tzvetan Todorov (Ciencias Sociales), los científicos japoneses Sumio Iijima, Shuji Nakamura y los estadounidenses Robert Langer, George M. Whitesides y Tobin Marks (Investigación, por sus estudios de nanología).

Además del Centro de Investigação em Saúde de Manhiça de Mozambique, el Ifakara Health Institute de Tanzania, el Malaria Research and Training Center de Mali y el Kintampo Health Research Centre de Ghana (Cooperación Internacional, por su trabajo en la erradicación de la malaria).

Los agasajados reciben una estatuilla del catalán Joan Miró y el diploma acreditativo del galardón, creado en 1981, y dotado con 78.000 dólares.

fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Lost Password