La es­po­sa de Salvador Cabañar es acusada de pi­dir al­te­rar la historia

El ge­ren­te del Bar Bar, Car­los Cá­za­res Oca­ña “El Charly”, ase­gu­ró ayer que es ino­cen­te al de­cla­rar tras la re­ji­lla de prác­ti­cas del juz­ga­do 30 pe­nal con se­de en el Re­clu­so­rio Pre­ven­ti­vo Sur, don­de se en­cuen­tra pre­so al ser en­con­tra­do co­mo pre­sun­to res­pon­sa­ble del de­li­to de com­pli­ci­dad en la ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio con­tra el fut­bo­lis­ta Sal­va­dor Ca­ba­ñas, y ase­gu­ró que fue la pro­pia es­po­sa del de­por­tis­ta quien le pi­dió al­te­rar la ver­sión so­bre los he­chos.

“Soy to­tal­men­te ino­cen­te del de­li­to que se me es­tá im­pu­tan­do, mi re­la­ción con los agre­so­res del se­ñor Ca­ba­ñas so­la­men­te es de clien­te a em­plea­do y en to­do mo­men­to es­tu­ve al pen­dien­te, tras en­te­rar­me de la agre­sión, de sal­va­guar­dar la vi­da de Sal­va­dor Ca­ba­ñas”, de­cla­ró an­te las au­to­ri­da­des de di­cho re­cin­to ju­di­cial que en­ca­be­za la jue­za Ce­lia Ma­rín.

Asi­mis­mo, hi­zo una afir­ma­ción que de acuer­do con la de­fen­sa, po­dría mo­ti­var que la juez de la cau­sa ci­te a com­pa­re­cer, tan­to al fut­bo­lis­ta pa­ra­gua­yo co­mo a su es­po­sa, ya que Car­los Cá­za­res re­co­no­ció que sí le pi­dió a los pa­ra­mé­di­cos de Pro­tec­ción Ci­vil de la De­le­ga­ción Al­va­ro Obre­gón, que re­por­ta­ran que la agre­sión ha­bía ocu­rri­do en el ex­te­rior del bar.

Pe­ro agre­gó que eso lo di­jo pa­ra evi­tar un es­cán­da­lo y por­que así se lo pi­dió la es­po­sa del fut­bo­lis­ta del Club Amé­ri­ca, la se­ño­ra Ma­ría Alon­so Me­na. “Ella fue quien pri­me­ra­men­te me pro­pu­so que se pla­nea­ra to­do pa­ra de­cir que ha­bía su­ce­di­do afue­ra del bar y que no se en­te­ra­ra la pren­sa que Ca­ba­ñas es­tu­vo en el bar y evi­tar así un es­cán­da­lo”, aco­tó.

Asi­mis­mo, al ren­dir su de­cla­ra­ción pre­pa­ra­to­ria tras la re­ji­lla de prác­ti­cas, “El Charly” ne­gó una y otra vez que él hu­bie­ra te­ni­do que ver con que su­pues­ta­men­te se hu­bie­ra fa­ci­li­ta­do la hui­da de los agre­so­res.

Ni tam­po­co que por ór­de­nes de él se hu­bie­ra al­te­ra­do el lu­gar de los he­chos, co­mo sos­tie­nen las au­to­ri­da­des de la acu­sa­ción de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Dis­tri­to Fe­de­ral (PGJDF).

Asi­mis­mo, “El Charly” ex­pli­có que su ac­tua­ción la ma­dru­ga­da de ese 25 de ene­ro pa­sa­do fue con ba­se en su cri­te­rio, y su prio­ri­dad siem­pre con­sis­tió en que hu­bie­ra una pron­ta aten­ción al fut­bo­lis­ta Sal­va­dor Ca­ba­ñas.

No obs­tan­te, de­jó en cla­ro que ni él, ni el per­so­nal que en ese mo­men­to es­ta­ba ba­jo sus ór­de­nes, te­nían ca­pa­ci­ta­ción pa­ra res­guar­dar el lu­gar don­de ca­yó he­ri­do el de­por­tis­ta.

Ade­más re­cor­dó que los pa­ra­mé­di­cos te­nían pre­vis­to tras­la­dar al he­ri­do al Hos­pi­tal de Ur­gen­cias de Xo­co, pe­ro por su de­ter­mi­na­ción les pi­dió que me­jor fue­ra tras­la­da­do al Hos­pi­tal An­ge­les, pues con­si­de­ró que ahí re­ci­bi­ría me­jor aten­ción que en cual­quier otro cen­tro mé­di­co.

Asi­mis­mo al ren­dir de­cla­ra­ción, el ex ge­ren­te del Bar Bar re­cha­zó que él ha­ya au­to­ri­za­do que un clien­te de nom­bre Al­ger Fal­cón, al pa­re­cer ami­go de Jo­sé Jor­ge Bal­de­ras “El JJ”, se­ña­la­do co­mo agre­sor de Ca­ba­ñas, in­gre­sa­ra al lo­cal con una su­pues­ta ar­ma, co­mo de­cla­ró uno de los vi­gi­lan­tes.

Más ade­lan­te, ex­pli­có que úni­ca­men­te le pi­dió a su em­plea­do que se le per­mi­tie­ra el ac­ce­so sin pa­gar el co­ver, pe­ro ne­gó que se le ha­ya in­di­ca­do que Fal­cón por­ta­ba en­tre sus ro­pas un ob­je­to ex­tra­ño.

En su com­pa­re­cen­cia, “El Charly” es­tu­vo acom­pa­ña­do por su apo­de­ra­do le­gal Juan An­to­nio Arau­jo, y du­ran­te va­rias opor­tu­ni­da­des su­bra­yó su ino­cen­cia y des­ta­có que só­lo co­no­ce al pre­sun­to agre­sor, Jo­sé Jor­ge Bal­de­ras Gar­za “El JJ”, por ser un clien­te que asis­tía con re­la­ti­va fre­cuen­cia al lo­cal.

Asi­mis­mo, al con­cluir su de­cla­ra­ción el ge­ren­te de ese an­tro op­tó por no res­pon­der a las pre­gun­tas del agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co y con es­to con­clu­yó la au­dien­cia ju­di­cial, por lo cual la ti­tu­lar del juz­ga­do dis­pon­drá de tres días pa­ra de­ter­mi­nar si con­ce­de el au­to de for­mal pri­sión u otor­ga la li­ber­tad ab­so­lu­to­ria con las re­ser­vas de la ley.

agencia

5 Comments

  1. PARAGUAYO FALLUTO!!! OJO DE PALO…ESTE SE HACE EL AMNESICO PARA PASARLA MEJOR…A EL NO LE CONVIENE QUE SE LLEGUE AL FONDO DE LA VERDAD PUES NO SALDRIA LIMPIO DEL ASUNTO….QUIEN PUEDE CREERSEESE CUENTO DE QUE ESTA “AMNESICO”…NI QUE FUERA TELENOVELA MEXICANA DE LOS 80’…

    Reply
    • mujer, lo que ocurre con cabañas es completamente valido, la mente humana tiene como mecanismo de defensa el bloqueo de momentos fuertes; además, una bala en la cabeza puede causar cualquier daño en el aspecto cognoscitivo

      Reply
  2. SI AUNQUE RECUERDEN QUE SALVADOR CABAÑAS RECUERDA TODO
    MENOS EL ACCIDENTE CASUALIDAD QUE SE HAYA BORRADO LA MEMORIA CUANTO LE ESTARAN PAGANDO PARA QUE NO DIGA NADA EL SER BUEN FUTBOLISTA QUE NADIE SE LO NIEGA NO DEJA EN FUERA UNA VIDA OBSCURA O ALGUN ROMANCE ESCONDIDO NADIE TE DISPARA A MUERTE SIMPLEMENTE POR QUE SI
    DEVIO SER UN AJUSTE DE CUENTAS Y NO VAN A PARAR HASTA MATARLO POR QUE HASTA ESO TUVO MALA PUNTERIA

    Reply
  3. Y seguramente tambien ordeno limpiar el banio y detenerle la entrada a los policias por dos horas despues de los hechos. En Mexico todo se vale, hasta decir pen….jadas!

    Reply
  4. quien va a creer semejante estupidez, como la esposa va a pedir eso si le preocupaba mas que su marido viva, esta gentuza del bar bar es solo eso mierda complice del j j

    Reply

Saca lo que hay en tu ronco pecho y ¡Deja TU Comentario!

Lost Password

%d bloggers like this:

Fatal error: Call to undefined function W3TC\request_filesystem_credentials() in /home/enelbrasero/public_html/wp-content/plugins/w3-total-cache/Util_WpFile.php on line 246