La actriz ingresó este martes al centro regional de detención en Lynwood, California, para cumplir una condena por violar su libertad condicional. Como parte de su ‘admisión’ a la cárcel, Lindsay Lohan debió ponerse el uniforme naranja, hacerse exámenes médicos de rutina y ‘posar’ para el fotógrafo de la prisión. A su ingreso se registró que la actriz mide 5’6″y pesa 118 libras.  Sheriff Steve Whitmore aseguró que Lindsay ha sido “extremadamente cooperativa” con las autoridades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here