La problemática actriz, Lindsay Lohan, en rehabilitación por sus problemas con las drogas en el centro Betty Ford en Los Ángeles, ha solicitado a sus abogados una orden de alejamiento para evitar a los ‘paparazzi’. Según la clínica en la que está recibiendo tratamiento, parte de la culpa de sus problemas al volante podrían tenerla los reporteros, que ponen en riesgo su control mientras conduce, y eso es lo que ha obligado a Lindsay a tomar acciones legales. Lohan, que ya ha enviado imágenes de fotógrafos mientras la perseguían, se encuentra a la espera de saber si esta orden de alejamiento es una opción viable.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here