Piden censura para La Reina del Sur y Call of Juarez The Cartel

    El canal de televisión ABC7 comentó que los legisladores de Chihuahua están pidiendo se suspenda la distribución de un video juego que saldrá a la venta este próximo verano.

    El sitio de internet Gamerfuzion.com esta promoviendo el video juego que se llama ‘Call Of Juarez The Cartel’ (El llamado de Juarez, El Cartel).

    Call Of Juerez fue producido por la compañia Ubisoft Entertaiment, dicen que en la ciudad Juarez han muerto cantidades incontables de personas relacionado al narcotráfico, por lo que según ellos, la han señalado como “Ciudad Juarez, la ciudad más mortal del Mundo“.

    En el juego se muestran tres caracteres, uno con una pistola, otro con un rifle y el ultimo con una escopeta, la diversion de quien lo juega consiste en ir caminando por las calles de ciudad Juarez y hacer todo lo le indica el eslogan publictario ‘Toma la justicia por tus propias manos y la experiencia de la anarquia del moderno oeste salvaje.’

    Haz clic para ver el video:

    Lo cierto es que el juego todavía no ha salido y ya estan peleando porque este video no salga al público, algunos foros están a reventar argumentando que si prohíben la distribución del juego porque no censuran también la telenovela ‘La Reina del Sur‘ que tiene como heroína a una narcotraficante promoviendo la violencia y el tráfico de drogas en Mexico.

    Los que aman los video juegos creen que no es justo que censuren Call of Juarez cuando tambien la telenovela esta insitando la violencia y podiendo en alto el narcotrafico.

    Por el momento la telenovela ya esta encaminada y el juego de video esta por salir y es el público quien tiene la ultima palabra.

    ¿Crees que deben de prohibir el video juego? Crees que deben de tambien censurar la telenovela?

    8 COMENTARIOS

    1. Censura a “La Reina del Sur” suma y sigue en Chile:
      MEGA cambia estrategia para camuflar su censura
      El canal confesional MEGA que “no puede” exhibir ninguna telenovela íntegramente, ya que su línea editorial no se lo permite, continúa con la transmisión de “La Reina del Sur” absolutamente recortada. La tozudez de mantener un programa exclusivo para el público adulto, en un horario familiar es un ardid del canal, que trae consigo que televidentes desinformados se expliquen y justifiquen los cortes en razón del horario que MEGA escogió para su emisión. Sin embargo, MEGA esconde que: lo que no acepta televisar de una novela, vale para todos los horarios sin excepción. He ahí el problema.
      El comité de censura de este medio, que decide lo que los televidentes chilenos pueden o no ver, a diario ordena recortar parlamentos y escenas completas a las novelas, las cuales no necesariamente contravienen las normas del Consejo Nacional de Televisión, pero que sí son rechazadas por el “religioso comité” por razones claramente ideológicas y por los prejuicios que este medio de comunicación tiene frente a diversos temas, en especial los referidos a la sexualidad humana.
      MEGA disimula la censura de tal forma que los cortes se asemejen a las ediciones originales de los capítulos. Al momento de recortar, los editores evitan que se produzca “quiebre” o discontinuidad en el audio, especialmente el de las escenas musicalizadas, que dejarían en evidencia las intervenciones a que son sometidos cada uno de los capítulos de TODAS las novelas que exhibe el canal. Para ello, los editores emplean programas que les facilita: desvincular audio y video en cada episodio, insertar fotogramas para esconder otros, cambiar el orden original de las escenas, recortar a través de “rizos”, superponer imagen y/o audio, especialmente este último, el que puede ser desplazado hacia atrás o hacia adelante en los puntos de edición, de acuerdo a las necesidades del que está censurando. ¿Quién se imagina por ejemplo, que pese a la continuidad del audio entre dos escenas seguidas puede haber un recorte que afecta a alguna de ellas o a una escena entera? Es recurrente en MEGA superponer el audio (voces y/o música) de una escena y mantenerlo durante unos segundos sobre la que viene a continuación para camuflar una censura entre ambas. De esta forma, el audio superpuesto crea en el receptor(o sea el televidente) la sensación de que ambas escenas vienen ligadas originalmente, aunque entre ellas exista una escena completa que ha sido eliminada. Así esta nefasta televisora, consigue que su censura pase “colada”, y que el televidente interprete el “corte” como una edición que venía en el programa y a la vez mantenga la ilusión de estar disfrutando de un programa que no ha sido “intervenido”. Las ediciones con esta característica son “el pan nuestro de cada día” en MEGA. Así se mofa este canal de sus televidentes. Y así también le falta al respeto a los escritores, productores, actores, y a todo el equipo que conforma la producción de las telenovelas que tienen la desgracia de llegar a este medio. Aunque los demás canales no son nada de inocentes a la hora de pasar las novelas extranjeras, como El Trece ex UC TV o Chilevisión, MEGA es el canal que lidera lejos esta burla. Inentendible que Televisa, entregue sus producciones a este canal, a sabiendas de lo que pasa con sus telenovelas. Y qué decir de los señores de Telemundo que han vendido “La Reina del Sur” a un canal chileno que NO PUEDE exhibirla como corresponde. Es imposible que RTI y Telemundo no tuvieran antecedentes de cómo las novelas son destruidas en este canal. Es lógico pensar que más allá del raiting, alguna otra razón esconde MEGA para haber adquirido “La Reina del Sur”, puesto que el canal que tradicionalmente exhibe las producciones de Telemundo, es Chilevisión y no MEGA. En el caso de Televisa, no tienen mucho que decir, al haber aplicado a una producción de Telemundo, la misma vara que MEGA durante años les ha aplicado a las telenovelas mexicanas, lo que, por ambos lados es bastante reprobable.
      En su cuarta semana de exhibición en Chile de “La Reina del Sur”, ya está sumando 127 censuras. Los cortes que se le está practicando rayan en lo grotesco, tanto que los últimos capítulos exhibidos, como por ejemplo el veinte sufrió 18 mutilaciones, por lo que los episodios están quedando reducidos a capítulos de media hora en vez de los cuarenta minutos que como mínimo debieran durar. La destrucción de los capítulos por parte de MEGA y que se evidenciaron aún más durante estos últimos días, ha obligado al canal -siempre en su afán de engañar a los televidentes- a modificar la forma de transmitir los capítulos. Es decir se aplica a “La Reina del Sur” el mismo sistema utilizado para con las demás novelas de la estación. Se aumenta el tiempo de duración diaria de los episodios a cuarenta y siete o cincuenta minutos aproximadamente sin incluir el tiempo destinado a los comerciales. Esto implica que ya no se transmiten capítulos unitarios sino que una combinación de dos o tres capítulos para completar el tiempo antes indicado. Por ejemplo a partir del 31 de mayo, MEGA exhibió el capítulo 17 de “La Reina del Sur” con varios minutos de menos, entonces para compensar el tiempo robado al episodio, exhibe el mismo día, parte del capítulo 18 (obviamente también censurado) hasta completar el nuevo espacio de tiempo asignado a la novela, el capítulo queda inconcluso hasta el día siguiente en que es retomado a partir del punto en que fue suspendido. O sea el 1 de junio exhibió el resto del capítulo 18 más el capítulo 19 que también queda inconcluso hasta el día jueves 2 de junio, día en que exhibe el resto del 19, el capítulo 20 y el capítulo 21, todos censurados. Y así sucesivamente. Lo que MEGA hace entonces es estafar a los televidentes aparentando que da más tiempo de novela cuando en realidad lo que hace es dar menos. ¿Cómo los televidentes van a pensar que les cortan la novela si cada capítulo comienza a tener una duración mayor? Y para completar el engaño MEGA edita todos los pases a comercial y pasa a publicidad no en los puntos originalmente destinados en los episodios, sino en los que ellos estiman conveniente, lo que también aplica a “La Reina del Sur”. Su objetivo es que el televidente no se familiarice con la estructura original de los capítulos, en cuanto a número de segmentos y cortes comerciales para que le sea más difícil detectar cuando se le engaña. Pero aún hay más, en esta forma atípica de transmitir novelas, en que se pasa más de un episodio diario para camuflar cortes, en el momento en que un capítulo finaliza, generalmente no se pasa a comerciales, sino que se exhibe pegado el capítulo que viene a continuación, así los televidentes ignoran que les están entregando otro episodio para rellenar lo que han censurado antes.
      Lo que hace MEGA merece el repudio de los televidentes y no se entiende que su secretario general, el señor Escobar haya tenido la tupé de decir ante un medio de prensa que “La Reina del Sur” no ha tenido más que uno o dos cortes. La censura ha sido salvaje y se acrecentó con la irrupción del personaje bisexual interpretado por Cristina Urgel. En tanto, el personaje interpretado por Luisa Fernanda Giraldo “Makoki” ha sido invisibilizado por obra y gracia de las tijeras de MEGA que ha arrancado casi todas sus escenas. Qué otra cosa se podía esperar del canal más conservador y más homo-lesbo-bi-transfóbico de Chile.

    2. “La Reina del Sur” protagonizada por Kate del Castillo CENSURADA en Chile por MEGA, desde el primer capítulo el lunes 9 de mayo. Increíble pero cierto: la misma estación televisiva que adquirió los derechos para su transmisión en este país. Con antelación a su Estreno ya resultaba sorprendente que fuera este medio el que transmitiera en Chile la obra de Arturo Pérez – Reverte, ya que este canal de televisión se caracteriza por su fundamentalismo y conservadurismo, vinculado al Opus Dei y al Poder Político y Económico imperante en Chile. Para nadie es un secreto que dicho medio está atrapado en una línea editorial que ha sido fijada desde el púlpito y que mantiene un Comité de Censura que controla todo el material grabado (películas, series y telenovelas) que exhibirá en sus pantallas. Por cierto, en este comité no falta el sacerdote, al más puro estilo del filme Cinema Paradiso, quien arbitrariamente decidía lo que podía o no ver el pueblo, ordenando a su “editor” suprimir las escenas que consideraba atentatorias contra la moral. Desde sus inicios en la década de los noventa, el canal privado MEGA aplica una censura arcaica, despiadada y brutal especialmente a las telenovelas. Al sexo, la violencia o la sangre, elementos que son cortados en sus transmisiones se les suma todas las situaciones o referencias presentes en las novelas que pueden, en la memoria colectiva de los chilenos, conectarlos a un pasado histórico perturbador, por lo que son arrancadas en sus salas de edición. Sin embargo, la censura de MEGA va más allá de los elementos visuales contenidos en las telenovelas. También los textos son objeto de sospecha y vigilancia, esto significa que los parlamentos de los actores son revisados y analizados cuidadosamente antes de entregar el producto al telespectador, lo que ha llevado a este canal a la más grande aberración que se puede cometer con estos programas: cortar palabras y parlamentos enteros a las telenovelas, que no necesariamente contienen términos vulgares u obscenos, pero que a su criterio sí pueden representar para la gran masa consumidora de telenovelas, ideas desmitificadoras, liberalizadoras y desprejuiciadas respecto a una diversidad de temas como por ejemplo en el ámbito religioso o en el terreno de la sexualidad humana como los Derechos Sexuales y Reproductivos de la Mujer, Métodos Contraceptivos, Demandas de los Movimientos GLBTTI, etc. De ahí que resulta fundamental para MEGA cortar parlamentos a las telenovelas, a fin de evitar lo que el sector político y religioso al que representa dicho medio, denomina el “relativismo moral.” En este sentido, la censura de Mega, va más allá de lo que dictan las Normas del Consejo Nacional de Televisión en relación a los contenidos en horarios de protección a menores, fijando criterios de censura para sí, con fines claramente políticos e ideológicos. Ejemplos: Censura a Sergio Goyri por negar a Dios en “Te Sigo Amando”, a Itatí Cantoral por desear abortar el producto de una violación en “Dos mujeres un camino”. Porque la palabra aborto está prohibida en MEGA para bien o para mal, tal es así que a la telenovela “Alguna vez tendremos Alas”, protagonizada por la misma actriz de “La Reina del Sur” les fueron cercenados todos los parlamentos en donde se mencionaba “aborto”. El término “Calentura” o “Caliente”, en alusión a lo sexual también está prohibido en MEGA, le fue censurada a escena de Jacqueline Andere con Gabriela Spanic en “Soy tu Dueña”. Las ideas sobre homosexualidad, en tanto se expresen como enfermedad o perversión no tienen problemas en ser emitidas, pero son censuradas cuando ellas apuntan a que se trata de una orientación sexual diferente y válida, que no es mejor ni peor que la heterosexualidad, de ahí la censura a “Confidente de Secundaria” y a personajes homosexuales en Salomé, Las Tontas No Van Al Cielo o Sortilegio. Y la eliminación de segmentos enteros al programa de Ana María Polo, “Caso Cerrado”, cuando los litigantes son gays o lesbianas. La homo-lesbo-bi-transfobia de este medio se traduce en que los homosexuales sólo tienen cabida dentro del contexto de programas pseudo humorísticos de última categoría, a través personajes estereotipados, y en los que abunda la sorna hacia los grupos que sufren la discriminación. Los condones o preservativos o cualquier alusión a “sexo seguro” son también innombrables en MEGA, por lo que también fue censurada “Confidente de Secundaria” y “En Nombre del Amor” que fue despedazada por este canal, además porque para ellos es inaceptable que un sacerdote tenga dudas sobre su vocación y que sea objeto de deseo de las mujeres. Los ejemplos son innumerables, y sucede a diario con las telenovelas. Un solo capitulo emitido en MEGA, de unos cuarenta minutos puede registrar seis o más censuras, aunque parezca increíble, pero esa es la cruda realidad. Misma razón por la que no exhibe capítulos unitarios, sino mezclas de dos o más episodios para compensar el tema tiempo y crear la ilusión en los telespectadores de que se le está entregando un producto completo.
      Este mismo medio y otros pertenecientes a la Iglesia Católica en actitud desafiante hacia la Autoridades de Salud Pública han adoptado una postura reñida con la ética negándose sistemáticamente a transmitir durante años, los spots de las diferentes campañas de Prevención del VIH SIDA, pese a las tímidas alusiones que ellas contienen respecto al uso del preservativo. Frente a un grave problema de salud y frente a una insumisión de esta naturaleza y a la falta de humanidad y de solidaridad, en los que un medio de televisión se niega a colaborar para detener la expansión de la epidemia, en cualquier otro país, al menos habría significado poner en cuestionamiento la concesión de la televisora y la aplicación de sanciones conformes a la gravedad del hecho. Pero ello no ha ocurrido jamás. En tanto MEGA, se escuda en el respeto a su línea editorial para censurar un material del Ministerio de Salud y para censurar cuánta producción dramática llega a sus manos.
      En 1996, durante una conferencia de prensa realizada en Chile por la actriz y cantante Thalía en el Hotel Hyatt, fue consultada su opinión frente a la censura que afectaba en MEGA a su telenovela “María la del barrio”. La actriz se mostró muy sorprendida pues ella no tenía conocimiento de que MEGA cercenaba las producciones de su socio Televisa. Ante el estupor y nerviosismo de una funcionaria de este medio, la actriz se informó que su novela era exhibida absolutamente mutilada y se le puso como ejemplo, entre otras censuras, que todos los besos entre la actriz Itatí Cantoral y el actor Osvaldo Benavides nunca fueron televisados por MEGA. Como era de esperar Thalía reaccionó indignada en contra de este canal que por aquellos años se conocía como Megavisión y paradójicamente con el eslogan “Mucho que Ver”, diciendo: “María la del Barrio es una telenovela para toda la familia, así como todos mis otros trabajos para la televisión, mis novelas siempre son para la familia y no entiendo que se le esté censurando. Esto es una falta de respeto a mi persona, a mi trabajo y al trabajo de mis colegas actores. Voy a exigir cláusulas de protección para mis novelas que son televisadas fuera de México, porque insisto esto es una falta de respeto”. Sin embargo, la censura continuó y con su actitud siempre desafiante, MEGA la intensificó en su posterior retransmisión ya que le fueron cortadas escenas que sí habían sido televisadas en la primera ocasión.
      En este contexto que se vive en MEGA, ha llegado esta producción RTI-Telemundo-Antena 3, “La Reina del Sur” que se sabe controversial y que presenta el mundo de los carteles y el narcotráfico, con un leguaje audaz, violencia y sexo no muy común para este tipo de producciones. ¿Puede un canal de televisión como Mega con su línea editorial transmitir este producto como corresponde y más encima en un horario para toda la familia? Resulta curiosa y hasta sospechosa la adquisición, pues históricamente y en especial estos últimos años, Mega ha transmitido única y exclusivamente las producciones de Televisa. En cambio, Chilevisión es el que difunde las producciones RTI-Telemundo. No olvidemos que las telenovelas son para MEGA un muy buen negocio. Los televidentes cándidos le regalan a MEGA una sintonía inmerecida por un producto que está totalmente intervenido por sus equipos de edición, y guarda cobarde silencio cuando se le inquiere frente a este tema. Lo sucedido con la novela “En Nombre del Amor” es claro ejemplo de ello. Al menos algunas televisoras extranjeras tienen la decencia de advertir al telespectador antes de emitir un programa, cuando éste ha sido “modificado” para que su contenido sea apto para todo espectador. Si consideramos que en los Estados Unidos el estreno de “La Reina del Sur” tuvo una audiencia que superó los dos millones de telespectadores y más de tres millones en España, resulta lógico que en su afán de lucro la estación haya adquirido los derechos para su transmisión en Chile. Sin embargo, MEGA como medio de comunicación que es incapaz de transmitir una producción sin manipularla previamente, no ofrecerá jamás la versión original de “La Reina del Sur”, sino una versión “elaborada” en sus instalaciones, por su equipo de editores. Tan cierta es esta aseveración que sólo el lunes, día del estreno en que fueron exhibidos los dos primeros capítulos, la novela fue censurada ¡OCHO VECES! Y MEGA podrá argumentar, si es que tuviera el valor de hacerlo, que esto se debe al horario en que la estación decidió exhibirla y al acatamiento de las normas del Consejo Nacional de Televisión. Sin embargo, esa sólo sería una excusa porque ni a las doce de la noche este medio entregaría la versión íntegra. Entonces ¿para que adquiere productos como “La Reina del Sur” que están muy lejos de ser representativos de su línea editorial y va a terminar cercenándolos? ¿Es sólo el afán de lucro, al querer captar una gran audiencia que emule el éxito que la novela está teniendo en el extranjero? Resulta ingenuo pensarlo así, si consideramos que esta historia presenta un elemento tremendamente inquietante: el tráfico de influencias y los nexos entre el narcotráfico y el mundo de la política. El personaje Epifanio Vargas interpretado por el actor Humberto Zurita, está involucrado en el negocio de la droga lo que no impide que entre a la carrera política, se convierta en diputado, con miras a ser senador y con claras pretensiones presidencialistas. De ahí que un medio de televisión que se caracteriza por la modificación y la manipulación constante de las tramas de las novelas le parezca interesante y absolutamente necesario adquirir este producto ya que por un lado obtiene raiting y a la vez tiene el control absoluto de los contenidos de “La Reina del Sur”, en un país como Chile, en el que la lucha contra la droga se ha centrado en la persecución del microtráfico en los barrios de estrato bajo, como si sólo fuera un problema exclusivo de estos sectores. Así las tijeras de MEGA cortarán como siempre lo han hecho. Y por ende, la novela ”La Reina del Sur” es ahora su nueva víctima. ¿Por qué dadas estas circunstancias Telemundo entrega una producción a un medio que la va a despedazar? ¿No tienen conocimiento del problema de MEGA?
      En México en tanto, Televisa que también transmite “La Reina del Sur”, aparece con una visión liberalizadora de la sexualidad, en su señal Telehit dirigida a los jóvenes, con el programa “Cuéntamelove”, conducido por la psicóloga Silvia Olmedo, en donde se abordan temas de pareja y sexualidad humana. El sábado 7 de mayo se habló sin tapujos de homosexualidad, bisexualidad y lesbianismo como formas absolutamente válidas de vivir la afectividad y el sexo a la luz de las investigaciones de Alfred Kinsey y su famosa Escala sobre el comportamiento sexual de las personas. Sin embargo, Televisa contradictoriamente, en su otra señal, la de Galavisión ha CENSURADO esa misma semana, un beso lésbico de Teresa Mendoza (Kate del Castillo), el personaje principal de “La Reina del Sur” con el personaje Patricia O Farrell que interpreta la actriz Cristina Urgel. La censura fue practicada al mes de exhibición de la novela, en el horario de las 23 horas de México (horario adultos), causando escándalo entre sus seguidores e indignación en la propia actriz Kate del Castillo, que señaló a los medios y a través de twitter que ella no actuaba para que finalmente su trabajo fuera visto a medias. En vista de lo sucedido, recibió la solidaridad de sus compañeros actores, uno de ellos Jaime Camil quién le recordó que él también había sido víctima de censura por la misma empresa Televisa en la señal del Canal de las Estrellas por un beso gay en la novela “Los Exitosos Pérez”. Y en Chile el asunto es aún más vergonzoso, cuando “La Reina del Sur” presenta ¡8 cortes! el mismo día de su estreno. Evidentemente dadas las circunstancias que todos conocemos, jamás se verá el beso lésbico en Chile por las pantallas de un medio homofóbico, discriminador e intolerante como MEGA. Ya en México se alzan voces de grupos conservadores y de la Autoridades que regulan las comunicaciones en ese país, en contra de esta novela. Mientras tanto, en Chile “La Reina del Sur” ya cayó en desgracia, al evidenciarse los cortes desde el primer capítulo. Cabe mencionar que pareciera, a la luz de todos estos antecedentes que los actores mexicanos de “La Reina del Sur”, Kate del Castillo y Humberto Zurita tienen muy mala suerte en Chile, pues hace doce años fue exhibida por MEGA otra producción en la cual ambos eran también protagonistas, la telenovela producida por la señora Florinda Meza “Alguna Vez Tendremos Alas”, actualmente en pantalla a través del Canal Telenovelas, y que en los últimos tres meses de emisión sufrió en MEGA -entre mutilaciones para hacer caber capítulos en espacios de tiempo insuficientes y su acostumbrada y salvaje censura- nada más ni nada menos que 117 mutilaciones, lo que es realmente escandaloso. En el caso de “La Reina del Sur”, MEGA exhibió dos capítulos diarios el lunes 9 y el martes 10 de mayo. Miércoles, jueves y viernes un sólo capítulo completando al día 13 de mayo un total de siete capítulos televisados, todos intervenidos, en donde el capítulo 6 de “La Reina del Sur” batió récords con 11 censuras. La telenovela sólo en su primera semana de exhibición completó la escandalosa suma de ¡32 escenas censuradas! Obviamente entre las escenas censuradas, se encuentra la del personaje Dris cuando le entrega preservativos a Teresa para prevenir las ITS, pensando en que ella se dedicaría a trabajadora sexual en su local. Así las cosas, la versión de “La Reina del Sur” que pasa MEGA con estos mismos actores mexicanos, pero ahora en una historia de narcotraficantes, y en donde se incluye a un personaje femenino bisexual, no tiene más que un negro futuro para los telespectadores y podría perfectamente ser conocida con un título más ad hoc, como por ejemplo “LA REINA DE LA CENSURA” o “LA CENSURA DEL SUR”, por la ubicación geográfica de Chile. No se entiende entonces cómo Telemundo y el productor ejecutivo de esta novela, don Patricio Wills hayan entregado en bandeja una producción a MEGA para que sea destrozada. Es incomprensible y muy lamentable.

    3. Obviamente La reina del sur solo cumple con el proposito de entretener pues carece de cualquier aporte a los valores humanos y morales de cualquier persona.

    4. La violencia Es parte de la vida nos guste o no.y de censurar o no , no Creo Ke sea lo importante, Por Ke hoy Es Eso y manana Otra cosa, mejor padres vigilen lo Ke sus hijos Jueguan y ven Por la tv. Y amas de Casa aPrendan Ke la vida no todo Es llorar si no Tambien se pueden tener pantalones y Como dicen de Ke Es gente mala Pues aki se paga lo Ke se debe asi Ke a ver No creen y arriba sinaloa si señor

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here