El cómico Russell Brand no sabe qué hacer con su tiempo libre. El británico, que antes de casarse con la cantante Katy Perry alardeaba de tener sexo “20 veces a la semana”, ve cómo ahora todo es distinto… y ha acabado dándose a la jardinería. Russell lo achaca a los problemas de la convivencia, que hacen mucho más complicadas las relaciones interpersonales: “Es muy difícil acostumbrarse a una persona y estar en la misma casa todos los días”. “Pasamos demasiado tiempo juntos”, resume el ‘maridísimo’.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here