Cuando pensamos que las manías y excentricidades de Lady Gaga no pueden ir a más, la cantante vuelve a la carga. En su día trascendió que pensaba que mantener relaciones sexuales mermaba su creatividad. Pues bien, Luc Carl, su sufrido novio, no puede ni siquiera aparecer en el dormitorio al menos una vez por semana para que no suceda exactamente eso; que la diva deje de escribir canciones e idear espectáculos. Una fuente cercana a la pareja ha declarado en la Revista Grazia que ella a veces tiene comportamientos rayanos “en la locura, especialmente cuanto está cansada o estresada”. Gaga viaja con 28 autocares y 140 personas a su servicio encargadas de llevar mesas y sillas para que la cantante pueda sentarse en lugares exclusivos, ya que se niega a hacerlo en asientos donde hayan estado otras posaderas. Asimismo, lleva su propia vajilla y siempre tiene a alguien a su disposición para servirle las bebidas, ya que piensa que si lo hace ella misma tendrá mala suerte. Continuará.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here