FOTOS: México se consuela con la Copa de Oro

FOTOS: México se consuela con la Copa de Oro


México ganó la Copa de Oro aún cuando faltaban 14 minutos por jugarse.

Un soberbio gol de Giovani dos Santos hizo sentir campeones a todos los mexicanos del Rose Bowl antes de tiempo.

Justificado el anhelo con un piropo futbolístico, una pieza arquitectónica invaluable.

El chico del gran talento mexicano se revolvió como un ciclón en el área, la mirada pegada al balón, dejó en el suelo al portero Tim Howard y elevó el balón exactamente al cuadrante superior derecho a pesar del estiramiento del defensa Cherundolo por sacarlo con la cabeza.

Ahí estalló el estadio, el júbilo, las saturas de venganza y el pasado que perseguía como un espectro al Tricolor.

México acaricia su futuro con beneplácito y ganó su derecho para ir a la Confederaciones de Brasil 2013, gracias a un equipo que increíblemente se fortaleció por los problemas exteriores como los positivos de dopaje.

José Manuel de la Torre aprendió a permear la sensibilidad de cada uno de sus integrantes a los que levantó incluso de una adversidad tan grande como ir perdiendo la final 2-0.

Los goles de Bradley y Donovan causaron un efecto inverosímil en la identidad mexicana, confundida por dos pegadas estadunidenses que provocaron que el Chepo evocara a los mil demonios.

Pero México no sólo se levantó con entereza, guiados a tientas, primeramente, por la calidad de Pablo Barrera, sino que dejó sentir todo su poderío con la velocidad de Giovani dos Santos, un tipo que parece ha encontrado el punto exacto de su maduración. Fue venenoso y artístico cuando se le requirió para irrumpir en el juego.

Antes del intermedio, el partido se había empatado y los colores se le subieron al rostro al técnico norteamericano Bob Bradley, que no sabe corregir a estas alturas a su equipo, pues vive los momentos más aciagos de su estancia.

México presentó un partido con las ideas definidas, mecidas todas ellas por un talento innato de sus futbolistas y, sobre todo, disfrutó el juego sin contratiempos.

Llegó el instante en que los movimientos de los jugadores del Chepo de la Torre eran como si lo hicieran sobre una pista de hielo, gozando por hacer las cosas bien, por ganarle al rival y, acaso, por divertirse y disfrutar sobre un terreno de juego.

El efecto Tricolor…

Fue, quizá, como el efecto mariposa. Porque apenas terminó el partido en el Rose Bowl californiano -a dos mil 535 kilómetros del DF- los vendedores de banderitas, matracas, máscaras, pelucas y maquillaje tricolor se aparecieron en la glorieta del Ángel de la Independencia.

De pronto-como por generación espontánea- comenzaron a brotar chilangos con las playeras del Chicharito, Guardado y Gio, al ritmo del claxon multiplicado por decenas.

Unas chicas se besan en los labios, la muchedumbre se enciende y brinca ante la pareja que desfiló por la tarde (en el desfile del arcoiris) y se siguió en la fiesta pambolera.

Y todos a correr alrededor del Ángel, aquel personaje solitario, custodiado por decenas de policías que observan el caos festivo detrás de las vallas.

Y del cántico del Cielito lindo, las voces pasan a “¡el que no brinque es gringo”. En twitter, un paisano escribe: “clembuterol, tekila y nachos, hoy nos echamos a los gabachos”.

Unos ya se quitaron la camisa y agitan sus trapos en todo lo alto. La noche aún es joven.

Un título con dedicatoria

No estuvieron en Pasadena, pero fueron los más reconocidos por el plantel mexicano. A decir de José Manuel de la Torre, técnico del Tricolor, el título de la Copa Oro fue dedicado a los cinco jugadores que resultaron positivos en el examen atidóping por consumo de clembuterol.

Al finalizar el partido, cuando ya la mayoría de los jugadores de la Selección Nacional lucían su playera de campeón, sobre ella aparecieron pegotes, en las cuales se mostraba la leyenda “+ 5”, la cual fue en alusión a los Francisco Javier Rodríguez, Antonio Naelson, Christian Bermúdez, Guillermo Ochoa y Édgar Dueñas, elementos que fueron separados por dar positivo.

Al respecto, de la Torre comentó: “Por supuesto va dedicado a ellos, tienen todo nuestro apoyo, como nosotros tenemos el suyo, a pesar de que no están ahora con nosotros. Ellos también fueron parte de esto”.

Al margen, el estratega mencionó que lo más importante fue haber conseguido el pase a la Copa Confederaciones de Brasil 2013.

“El paso es muy bueno, es importante por todo, por ganar en su confederación, por lo que se consigue en Confederaciones, por la seguridad que le da a un proceso”, aseguró.

Para Rafael Márquez el triunfo es el inicio de un etapa que pinta para ser exitosa. Es el momento idóneo para cambiar la mentalidad del jugador mexicano, de que se crea capaz de alcanzar logros importantes.

“Hay que cambiar la mentalidad del jugador mexicano y eso es lo que vamos a hacer de aquí en adelante, trataremos de transmitir eso.”

Saca lo que hay en tu ronco pecho y ¡Deja TU Comentario!

Lost Password

%d bloggers like this:

Fatal error: Call to undefined function W3TC\request_filesystem_credentials() in /home/enelbrasero/public_html/wp-content/plugins/w3-total-cache/Util_WpFile.php on line 246