“Crecí en un hogar muy emocional”, asegura la modelo Helena Christensen. Tanto así, que ella y su familia se duchaban juntos. Según la Revista Style, la danesa ha revelado que de pequeña viajaba mucho: “Me recuerdo con mi hermana en un aeropuerto, dormidas una sobre otra, a las 3 de la mañana en Bangkok”. Pero entre el ajetreo de los viajes, la familia Christensen se mantenía unida bajo la ducha. Esta experiencia con su hermana y sus padres no le ha servido para que sea menos tímida. Tampoco le ayudaron mucho los esfuerzos de su madre, que la llevó a clases de teatro para que se expresara más. Y es que su timidez tiene más que ver con el contacto directo con la gente que con su profesión: “Incluso ahora (a los 42 años) si estoy en un grupo de gente, con frecuencia termino en una esquina”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here