Una cosa es el amor y otra la tontería, y la novia de Lewis Hamilton no conoce la diferencia. O al menos no lo parece. La guapa cantante Nicole Scherzinger confiesa sin rubor que el piloto, además de ser un hacha al volante, tiene muy buen oído, de manera que cuando él alaba una de sus canciones, ella sabe que ésta es verdaderamente buena. Es más, cuando él le suelta eso de “Hey, nena, está [la canción] realmente bien”, ella rompe a llorar de la emoción. Chica, esas cosas se sienten, pero no se cuentan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here