Mitch Winehouse, padre de Amy, se enteró de la fatídica noticia visitando a un primo suyo en Nueva York. “Estaba contándole que a mi hija le iba muy bien…”, cuando de repente le llamó el guardaespaldas de la diva del soul y llorando le dijo que había muerto. “Me quedé helado, no podía entenderle y le pedí que me lo repitiera”. Cuenta que durante el vuelo a Londres iba en estado de completo ‘shock’ deseando que todo fuese un error o una broma. Ahora que todo es una realidad sólo quiere recordar sus momentos juntos, “tanto los buenos como los malos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here