Kirsten Dunst admite que prefiere recibir malas críticas por su trabajo que pasar absolutamente desapercibida y caer en el olvido. Y es que a la chica la pusieron del color del perejil a raíz de su interpretación en su último trabajo en el filme ‘Melancholia’. “Aunque no te guste la película hay algo que no te deja indiferente e incluso que te hace enfadar”, reflexiona la actriz, que prefiere eso a que le digan que todo está bien y pasar sin pena ni gloria al siguiente rodaje. Quien no se consuela es porque no quiere.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here