Hace poco la mexicana Salma Hayek declaraba que uno de los mayores sufrimientos que había pasado cuando se hizo un esguince de tobillo hace algunos meses fue no poder llevar zapatos de tacón porque está convencida de que éstos le facilitan la vida y le hacen sentirse segura. Desde luego es una opinión, pero no debe de referirse a momentos como los del otro día. La actriz salía del Hotel George V, en París, junto a Antonio Banderas (están promocionando El Gato con Botas) y su hija Valentina y dio un traspiés que casi le hace morder el polvo. Salma Hayek llevaba unos altísimos zapatos con plataforma de varios centímetros. Le peor de todo es que la pobre niña se vio arrastrada por su madre y casi acaba rodando por los suelos también.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here