Pink, la cantante controvertida, que siempre intentaba ir contracorriente en su música y su forma de ser, se ha convertido en una mamá muy cariñosa (y algo empalagosa). Desde que nació su pequeña Willow, Twitter ha disfrutado de comentarios como: “Solo tengo que decir que mi hija debe de ser el bebé más estupendo y maravilloso que ha habido jamás en la historia del planeta”. Y ahora que se acercan las navidades, la fiesta de la familia por antonomasia, en la casa de la cantante estadounidense ya se han puesto el árbol y los adornos de navidad y que “la primera bandeja de galletas ya ha sido horneada y comida”. Contando con que Willow tiene solo meses, si sigue con ese ritmo para hacer galletas, la madre amantísima se tendrá que enfrentar a la temible dieta de año nuevo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here