Lioness: Hidden Treasures, el disco póstumo de Amy Winehouse, ya está en lo más alto de las listas de Reino Unido. No hay mejor homenaje para un músico, pero su padre (en la foto) no está satisfecho. De hecho, ya ha transformado su piso en una especie de ‘capilla’ porque era incapaz de tocar las cosas de su hija, pero todavía quiere más. “Cuando murió la hija de un amigo le dedicaron un banco cerca de la sala Roundhouse y yo quiero algo parecido en el lugar que más quería Amy: Candem Town”, explica. Así que ya se ha embarcado en esta cruzada y va a pedir al ayuntamiento algún tipo de ‘monumento’ en la plaza de Candem. Su único miedo es que la gente del vecindario no acepte la idea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here