A pesar de la mala experiencia que tuvo como fugaz jurado de la versión estadounidense de Factor X (Simon Cowell, el productor, la puso de patitas en la calle a las tres semanas de empezar las grabaciones) y de echar mucho de menos su Reino Unido natal, Cheryl Cole vuelve a la carga. Su gran amigo Will.i.am (Black Eyed Peas) la ha convencido de que puede ser una gran estrella en Estados Unidos y juntos están proyectando su lanzamiento en ese mercado. Por este motivo, Cole está buscando casa en Malibú, ya que después de ver a los Beckham tan felices trotanto por la playa a ella le ha parecido una buena opción. “Quiere vivir junto al océano”, ha dicho una fuente cercana. Pues nada, ánimo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here