El pasado fin de semana, el cantante español Julio Iglesias, se presentó en el Hotel Hesperia de Naguanagua, estado Carabobo. Mientras él cantaba y sus empleados estaban atareados asistiéndolo en el espectáculo, unos choros se metieron a la lujosa suite de estos últimos y la saquearon.

Cómo diablos hicieron los ladrones para entrar sin ser vistos y burlar la seguridad del “prestigioso hotel”, es precisamente lo que están investigando las autoridades. Como se sabe, los “choros fantasmas” cargaron con 2 laptos; cámaras digitales; teléfonos móviles; documentos personales y supuestamente hasta con las toallas y el papel toilet. Luego se largaron de lo más tranquilos, supuestamente por el ascensor, porque estaban cansados para bajar escaleras.

Cuando los empleados de Iglesias llegaron a la suite, más cansados que maratonista subiendo el monte Kilimanjaro de Tanzania, se consiguieron con que los “habían espelucado”.

Montaron en cólera y fueron a la gerencia donde se les salió la clase y le dijeron de tripas verdes pa´rriba al gerente y a sus ayudantes. Los enrojecidos españoles amenazaron con demandar al hotel sino les conseguían sus cosas. De inmediato le dijeron lo sucedido a su jefe Julio, y éste supuestamente exclamó: “Que raya majo, estos tíos van a tener que pagar todo eso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here