Kris Humphries sigue llevando fatal esto de divorciarse de Kim Kardashian 72 días despúes de haberse casado con ella y está alargando el proceso mucho más allá de lo que duró su relación; matrimonio y boda incluidos.

El jugador de baloncesto ha amenazado con demandar a la ‘celeb’ por fraude y por organizar la fastuosa ceremonia sólo por negocio. Además quiere que Kardashian grabe su declaración en los juzgados para no tener que encontrarse con ella cara a cara, que se devuelvan los regalos que los invitados les hicieron, entre ellos un fabuloso Ferrari procedente de un empresario millonario amigo de la familia de ella. También quiere que la fugaz esposa le haga llegar el anillo de compromiso, una sortija con un diamante negro casi más grande que el puño de la diva.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here