La cantante Jessica Simpson firmó un contrato de aproximadamente cuatro millones de dólares con la compañía Weight Watchers, para bajar de peso después de haber subido 25 kilos debido a su embarazo.

A pesar de las críticas que recibió por el aumento de peso que tuvo durante su embarazo, la artista aprovecha esta situación para ganar unos cuantos millones de dólares y perder todos esos kilos de más, además de vender las primeras imágenes de su hija Maxwell Drew.

El desafío consta de regresar a su peso original, 50 kilos, mediante una buena alimentación y ejercicio, cosa nada fácil, ya que la cantante estadounidense comentó varias veces durante el “reality show” “Newyweds” que no le agradaba hacer ejercicio.

Al respecto, todo luce muy bien para la actriz, contratos millonarios para bajar de peso, otros miles para mostrar a su pequeña Maxwell, sin olvidar su línea de ropa para embarazadas.

Fuente: Notimex

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here